OCASO

ocaso

Su vida reposa tenue

en los campos del recuerdo,

donde toma sopas de ajo

con los hijos del invierno.

Sus raíces se hunden dóciles,

ora en el lánguido compás

de los ecos del silencio,

ora en la memoria vaporosa

del olvido impertérrito.

Ya marca el reloj

su cansado desvelo,

su desvencijado letargo,

su furtivo anhelo.

.

No te olvides de leer el relato de esta semana de mi otro blog Diario de Incontinencia, esta quincena es de escacharrarse.

 

.

Anuncios

14 pensamientos en “OCASO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s