VENDER EL ALMA AL SILENCIO

miedo

 

He de confesarlo, aunque me cueste que no me miréis a la cara ni un momento, hace ya algún tiempo que vendí mi alma al silencio. Sí, lo sé, no puede haber un acto más cobarde pero, qué os voy a decir, el miedo es el miedo. Miedo a sentirse abandonado por el viento que surca las pirámides de los antiguos selenitas en el Alto del Poder. Miedo a ser vigilado por las águilas de cola cambiante que circulan por la ruta del Hondo Imperio. Miedo a salpicar con mi nervioso sudor las copas que sacian la sed en las bolsas donde se cotiza el ninguneo. Miedo a ser menospreciado por las hadas del infierno. Miedo, sí, miedo. No me digáis que no lo habéis sentido en vuestras carnes aunque sólo fuera en sueños. Miedo, sencillo y duro miedo. Ese que me recuerda aquella frase del que esté libre de pecado que tire la primera piedra. De ese miedo que tanto tememos. Os lo cuento porque lo vuelvo a sentir. El temblor corre por toda mi razón y los ojos comienzan a cerrarse para no ver cómo me acoquinan. Me ha vuelto el miedo. Ese auténtico resorte de pavores que me dice que les obedezca sin paliativos. Ese miedo con el que juegan con grandes dividendos. Sólo que esta vez no quieren mi alma, al fin y al cabo está más que vendida, sino que ahora desean mi pensamiento.

 

.

52 pensamientos en “VENDER EL ALMA AL SILENCIO

    • Cuando el miedo ataca a la persona, no hay quien lo para Moises, pero a veces son miedos terroríficos, no de monstruos, de corporaciones que quieren poseer todo lo que se mueve. Saludos.

      • No son voluntarios pero si producidos voluntariamente o involuntariamente Mechas Poval. Algunos miedos están dentro de nosotros sin ninguna explicación pero hay otros que son creados por agentes externos con intenciones poco claras. Estos últimos son los preocupantes. Saludos.

  1. El miedo es nuestro verdadero guia espiritual, tanto para nuestras decisiones equivocadas, como para intentar reparar nuestros errores. El miedo se puede hacer tan fuerte, que nos acabe exclavizando, por eso al igual que a la mar, hay que tenerlo respeto pero no miedo, para poder navegar por la vida. O nuestra existencia estará a la deriva de sus capichos sin darnos tregua y apagando cualquier esperanza.

    • El miedo, en dosis, es llevadero, lo malo es cuando te lo ejerce esa gente divina de la muerte que considera que el miedo es poder jmvanja. Entonces, tiembla, tu vida puede zozobrar y hacerse añicos en un segundo. Saludos.

      • Conozco la experiencia, es como cruzar el infierno andando y, al final, sales de él porque lo has cruzado de lado a lado. Ir a la deriva soñando, pensando, existiendo; tal vez por eso, soy aficionado a Supernatural a pesar de sus excesos. El miedo, en su justa medida, en un aliado de confianza, una sobredosis mejor decimos NO.

      • Miedo, una palabra difícil, sobre todo para nosotros que escribimos, no se logra crear así como así. Así todo, como siempre, con pasta se logra todo jmvanjav. Saludos.

    • Gracias por tus palabras estoyalliquindoi, es difícil mantenerse completamente fuera de ese sistema perverso que nos intenta comprar en su beneficio. Y lo peor es que cada día es peor. Gritaremos, pero pronto inventarán un inhibidor del sonido. Ellos son así, gente sencilla. Saludos.

  2. Sí, yo también he sentido esa clase de miedo. Lo terrorífico del miedo es que es muy versátil y camaleónico: adopta cualquier forma para, de manera desapercibida acechar y, en el peor momento, atacar e invadirnos. Si es uno que crece de manera desproporcionada, tiene el poder de conducirnos con una de sus mejores amigas: la locura. Muy bien dicho, compadre, te felicito.

    • Gracias romgonru, y no te olvides de esa gente profesional en meter miedo a la gente por intereses propios. Parte del miedo lo producen ellos con bastante crueldad y sin ningún tipo de conciencia. Saludos.

  3. Miedo. Un concepto que adquiere matices muy diversos en función de cada persona y cada situación. Y, por si tratar con tus propios temores no fuera suficiente, hay ciertos individuos sin escrúpulos que se aprovechan del miedo ajeno, incluso lo alimentan, para alcanzar sus propios objetivos. Cuando el pensamiento es sometido y el silencio se convierte en la única respuesta, han conseguido su propósito.

  4. Me ha gustado este relato del miedo, te roza la piel. Y suscribo todo lo dicho por jmvanjav
    Un abrazo Nel

    • Hola Ursulina, son sentimientos concisos de un hecho que padece alguna gente y que merece la pena plasmar en un escrito. Son dolorosos pero, desgraciadamente, reales y debemos de luchar para acabar con ellos. Es difícil, aunque debemos intentarlo. Saludos.

  5. ¡Hola, Nel!.
    Todos podemos confesar haber tenido miedo a algo, de alguien de la nada…
    Es algo que creo nos inoculan desde que nacemos y luego se vuelve más intenso a medida que vas comprendiendo el medio en el que nos desenvolvemos.

    El miedo solo se combate con el amor que es su antagónico.
    Me ha gustado tu forma tan peculiar de mostrar el miedo, que dicho sea de paso, da miedo.
    Un abrazo.

    • Hola Mila, el miedo es algo innato que conocemos desde pequeños, sí, pero ese otro miedo inducido, peligroso, es de difícil arreglo con el amor. Ellos no nos aman y no están dispuestos a que nosotros los dejemos como estúpidos. Saludos.

    • Hola Julio Cesar, el protagonista siente miedo porque sabe el poder de los que le compraron el alma y cómo le engañaron. No está a gusto con la venta y lo malo es que ahora quieren acabar con su pensamiento. Suena todo muy duro, yo no querría estar en su puesto. Saludos.

  6. A veces nos dejamos vencer del miedo creyéndolo más fuerte que nuestra voluntad y nos sumimos cada vez más en su oscuridad. Luego nos damos cuenta que si hubiéramos cruzado esa línea lo veríamos como en realidad es.
    Muy buena entrada.
    Que tengas un bello día.
    Saludos. 🌹😊

    • Gracias Patricia. Cuántas veces no nos reímos a posteriori de nuestros miedos, seguro que todos levantaríamos la mano y empezaríamos a decir cifras bastante abundantes. Pero primero hay que pasar el miedo y no es nada agradable. Saludos.

    • Gracias por tus palabras Marisa. Es un texto que nació de una idea inicial, que era el título, y poco a poco fui descubriendo su interior. Saludos.

  7. ¡Hola Nel!
    No vas nada mal encaminado al plantearnos esta hipótesis que se ajusta a la realidad más allá del mantel donde está el sombrero del mago, que en lugar de conejos, siempre nos ha intentado ilusionar, para mantenernos a raya y que dócilmente “pastemos” sus falacias y ¡cuál mejor que el miedo! Porque el miedo paraliza, no deja que la mente piense y tampoco nos permite crear estrategias de supervivencia, ya que como dueño de esta “granja humana” y desde su pirámide privilegiada , precisamente tiene miedo; miedo de que esa masa despierte del limbo.
    Sí, ya sé que la que se nos avecina con la inteligencia artificial no es nada baladí, como tampoco con otras estrategias de poder, pero en nosotros siempre estará esa consciencia para impedir que esa élite, siga arruinando nuestra existencia.
    Saludos cordiales.

    • Hola Estrella, tus palabras siempre están ajustadas a esa realidad que está todo el día intentando imponernos sus reglas. Pero no hemos de olvidarnos de nuestros vecinos de pobreza que son sus siervos dóciles y que muchas veces nos atormentan conscientes de para quién lo hacen. Nadie podrá decir yo no lo sabía. Saludos.

  8. Decía Hermann Hesse en “Demian” que cuando se le teme a algo o a alguien, es porque se le ha otorgado poder sobre uno. Se me ha venido a la mente al leerte (muy bueno, por cierto)

    Salud&Saludos

  9. El miedo como la Rabia puede ser una palabras potent que te mueve a actuar y conseguir lo q mas deseas.
    El silencio no compro tu alma. Lo se porque puedo leer lo que expresas. El silencio es tu aliado y te ayuda.
    Ahora tienes al miedo, el silencio y muchos seguidores que quieren saber de ti.!

    • A veces, Tamara, el miedo actúa sin que nosotros pulsemos ningún resorte. Simplemente una pérdida, una enfermedad… puede pulsar el botón sin esperarlo. Es tan difícil dominarlo. Saludos.

      • Miedo a tener miedo.
        Hay infinidad de miedos como personas.
        Me hace reflexionar cuál puede ser el miedo que te robe el habla.
        Es muy bueno el texto.

  10. Sólo el título ya te impacta y da mucho que pensar . “Vender el alma al silencio” me ha tocado muy dentro, con dedos sabios, delicados y despiadados al tiempo. He disfrutado las referencias literarias y fantásticas. Muchas gracias por esta nueva dosis de reflexiva belleza.

    • Lothrandir a veces el escrito te lleva sin tú saber exactamente donde va a acabar, yo creo que uno de esos escritos ha sido éste. Lo he vivido intensamente según lo escribía y al final me ha sorprendido. Saludos.

  11. Sí el miedo siempre lo tenemos dentro .miedo cuando hacemos algo que nos gusta y vemos que los demás ven excusas de una que hace como un capricho para para no aburrirte. Si el miedo está dentro de nosotros mismos pero una es feliz cuando escribe porque a veces ese mismo miedo lo plasma en el papel

    • Si no fuera por ese papel, Josephine, el miedo sería insoportable, me ahogaría y pondría un montón de tierra entre la lógica y mi ser. Cuando escribo soy la persona más encantada en todo el mundo, los dedos corren como galgos para poder expresar lo que me sale de dentro. Saludos.

  12. El miedo ha dado con los aleros de mi casa, ya lo escucho ¡no es la tormenta! es su voz confabulada. La primera barrera de tabiques que le he puesto la ha derribado, una teja ha caído ruidosamente para ponerme al tanto de la situación. Crispado los nervios me he arrastrado por el suelo de la sala para allegarme la protección debida tras un sillón grande de espesa madera. El techo se ha escarapelado, esta caminando el miedo sobre mi cabeza ¡en el tejado¡ Le quiero mirar pero me engaña porque no se deja ver como yo quiero sino se hace muchos a la vez como una metralla que tiene una boca destructora en común.
    ¡Sigue, ponte a salvo! me dice una frase de “Verne” que hago mía mientras me imagino al monstruo deshacerse para aglutinarse de nueva cuenta hasta tomar otra forma y engañarme con el señuelo de la tranquilidad, ¡Oh no¡ la puerta se ha cerrado tras de mi, estoy en el patio, y no puedo volver. ¡El esta frente a mi! estoy rodeado … ¿Cómo explicaré a los míos? que la vida se me ha extinguido en las manos de un pensamiento propio que fue más fuerte que yo …
    Saludos …

    • Jorge, tu pensamiento ha sido alentado por una realidad ajena a la vida, ajena al sentir humano. No corras, nadie se ha podido librar de ella. La única solución es que te considere de los suyos y, cuando esté descuidada, clavarle las uñas de la razón y dejar a su corazón sangrando ectoplasma verde. Entonces, huye, no mires para atrás y aléjate mientras su voz intenta arrancarte el alma. Sólo si logras llegar al pensamiento puro te zafarás de ella. Buena suerte y saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s