DAMA DEL AGUA, AMIGA

la_dama_del_agua-1024x768

 

Lo confieso, no puedo ser feliz lejos de ti, dama del agua, amiga, tú que me hiciste nacer al lado de las aguas bravas del río para desembocar mi niñez en la gozosa mar Cantábrica. De acuerdo que no todos son momentos malos, que la paz también anida en el lecho de otra gente que me quiere, pero no es como la felicidad a tu lado. Vale que hace mucho que no veo a quienes tanto daño me hicieron y, sí, son tiempos de tranquilidad, pero sin ti. Está bien, mis pensamientos jamás se posan en esa víbora dañina que destrozó mis sentimientos y cuerpo, pero no lo puedo celebrar a tu lado. Te echo en falta mucho, te necesito dándome ese amor que tanto añoro. Cuando me acuesto por las noches no siento que el tiempo pase con la prisa necesaria para volver a verte. Es más, quisiera cerrar los ojos y, al abrirlos, sentir que las arrugas han llenado mi rostro, que tú me llamas y yo me alejo de la vida hacia ti. No soy feliz si no estás, dama del agua, amiga, y no sé lo que hacer para que retornes a mis aposentos.

 

 

 

 

.

46 pensamientos en “DAMA DEL AGUA, AMIGA

    • Son vivencias mías muy sentidas Mobtomas. Fueron momentos muy delicados y la dama del agua, hoy llevada por la muerte, fue un bastón muy importante en la vida. Saludos.

  1. Me encanta todo lo que te he leído, diría que es especial DUDA, brillante y real.
    Al juego que propones de una palabra, diría Olvido, que no perdón ya que no existe el perdón si no hay olvido.
    Un abrazo Nel.

    • Siempre te acercas a mi en silencio, con tu típico caminar acompasado y ese olor característico a olvido con el que embriagas mi vida. Tu perdón es mi culpa, tu presencia mi dolor. Me podías condenar a no verte nunca, sin embargo lo has hecho a no dejarte de ver en toda mi vida.

      Saludos.

      • Bravo Nel, muy bueno y pregunto ¿crees que ágil la pluma cuando hay dolor en la memoria?
        Saludos.

      • La pluma acostumbrada escribe con dolor y con alegría. Hay que saber estar atento y dar con el tono pero eso no depende del estado en que se esté. Claro, es mi opinión, cada uno vive su realidad. Saludos.

    • Gracias a ti por tus buenos deseos, ahora más que nunca es tiempo lo que me hace falta, estoy escribiendo una novela y me roba mucho tiempo. Saludos.

    • Así todo te invito a leer este lunes un poema que voy a publicar en este blog. Es una búsqueda en el uso de palabras normalmente poco poéticas en una poesía. Ya me contarás que te parece. Saludos.

    • Tengo la forma de contar de mi tierra, Asturies, donde mi familia me enseñó desde pequeño a ser socarrón y a la vez tierno. Les debo mucho a ellos. Saludos.

  2. Me ha gustado mucho, creo que cuando ya no está quien llegó a habitar en nuestra alma, la felicidad es sólo un espejismo. Momentos alegres pueden existir, pero cuando ya estamos bajo el silencio de nuestra habitación, nada es suficiente.
    Saludos, Nel.

  3. Se valore más o se valore menos mientras se tiene el sentimiento de pérdida es el mismo cuando ya no está, pero si en el momento no se hizo todo lo que se pudo siempre quedará el remordimiento.

    Independientemente del origen siempre se llega al mismo desenlace: la añoranza.

    • El querer a una persona siempre se rige por normas cambiables, pero cuando te falta esa persona el dolor es tan intenso que al final no es que se vaya sino que te acostumbras a ese pesar. Por lo menos es lo que siento yo. Saludos.

  4. La felicidad es tan efímera que no vale la pena pensar en ella. Y cuando se lleva en el alma una ausencia, esos efímeros instantes son los recuerdos de su presencia, de su mirada amorosa, de su cálida voz… siempre viva en el recuerdo.
    El dolor de la ausencia creo que nunca se cura del todo, aunque el tiempo se encarga de calmarlo un poco. Y la noche siempre lo aviva…
    Un abrazo, Nel y una sonrisa relajante.

    • El tiempo no cura las heridas Estrella, por lo menos las más profundas, pero así logramos tener a las personas que más queremos en el corazón. La calma es vigilante, nunca podemos bajar la guardia, el dolor se cuela por cada esquina. Saludos.

      • No, el tiempo no cura las heridas es verdad, pero las convierte en crónicas y se pueden mantener a raya con los analgésicos de la ilusión, la esperanza y ¿por qué no? el recuerdo de los momentos felices.
        Un abrazo.

      • Es el tiempo de la felicidad pausada Estrella. Sin correr , sin ansiar, sin imponer,…, sólo recordando que la felicidad es nada más que no ser infeliz. Saludos.

    • Esta dedicado a la persona que lo dio todo por mi cuando sufrí un derrame cerebral, a mi madre, todo sensibilidad y ternura. Hoy lejos de mi, en la otra vida, pero siempre estará latente en mi. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s