NOCHE DE SILENCIO

51F

 

Ese silencio espantoso me llenó el alma de inquietud. Los ronquidos tranquilizadores de mi padre enmudecieron. El constante gasear de mi hermano mayor apagó la aromática sonoridad apestosa. El hablar entre sueños de mi madre dejó colarse el inquietante mutismo. Vi los perfiles de los tres entre la oscuridad, del espíritu de una boca que no lo era me salieron besos inmensos hacia mis seres queridos.

Sin casi darme cuenta de ello, una luz cegadora me deslumbró la vista. Un hombre tiraba por mí de dentro de una especie de cueva. Me cortó algo que se enredaba en el ombligo. Me cogió de los pies y me dio un cachete en las nalgas que me hizo llorar. Una mujer me quitó de los brazos del hombre y me empezó a lavar. Me enrolló en una manta y me depositó en el regazo de unos ojos que me miraron con un amor que jamás olvidaré.

¡Y que esa mirada de amor ya me sonaba!

 

 

.

SANDALIAS DE MUERTE

 

suenos-de-libertad

 

Depositó las sandalias entre la arena de la playa, quitó la camiseta y el pantalón, bajó el calzoncillo y se sumergió en aquella mar a la que no estaba acostumbrado, con olas gigantescas y llena de gaviotas de vuelo libre. Saltó de un brinco por encima del agua y el sueño lo trasladó a un cielo de cometas que le invitaban a cogerse de sus colas y visitar un universo lleno de estrellas en pijama que olían a cerezas. La vida lo depositó en el mejor de los sueños, ajeno a las lágrimas familiares, a los dolores de enfermedad, solo en mitad de las horas que lo llevan serenamente de este mundo. No recordaba cómo se llamaban los prados alrededor de su casa, la forma de las hojas del roble de la entrada, la mirada del amor,…, pero sabía que se iba. Una ola rompió contra su sueño y lo llevó lejos, donde no hace falta pensar, donde el roble y los prados se oscurecen en la noche, donde el amor no hace más que llorar. Las sandalias se deslizan entre la arena de la playa, esperando sin prisa que alguien las pueda necesitar.

 

Éste es un blog literario, por eso figura en la categoría blog-literario.

 

.

 

BREVEDAD

Brevedad-Vida

 

Me has pedido brevedad pero quizás sea incapaz. Soñé con este momento multitud de veces y ahora que ha llegado, tú me lo estropeas. Me habría gustado abrazarte, besarte, tenerte flotando en mi corazón. No puedo. Seré breve. Te he dejado de querer. En mi amor prima la brevedad también.

 

(Volvemos con Una Palabra. En esta ocasión se trata de una aportación de Marta, se trata de la palabra Brevedad. Hasta la próxima.)

 

 

 

.