INDIFERENCIA

000000000 th

 

Labios de senderos apacibles

en escurridizas florestas,

no poseéis los pétalos anhelantes

de anaqueles de dicha,

ni la luz sudorosa

de las rosas del día,

ni el corazón adormilado

que se licua entre cascadas petulantes

de aguas malditas.

 .

Labios de senderos apacibles

en soñolientas brisas,

no poseéis las lágrimas acurrucadas

sobre el soplo de una sonrisa,

ni el astro distante

de palabras conspicuas,

ni el cuerpo abrazado

por el etéreo atisbo

de una simiente herida.

.

Después de este tiempo de escritura, en el que he escrito dos relatos cortos para sendos concursos, vuelvo de nuevo a mis blogs. Ha sido una experiencia satisfactoria y he disfrutado con ella. En este tiempo he recibido el premio de “Llectura pa Rapazos” de la Academia de la Llingua Asturiana con la novela juvenil “Tyan”. Ha sido un honor y el reconocimiento de dos años de esfuerzo y aprendizaje en su realización.

 

.

 

Anuncios

SUEÑOS A VIDA

0000 th

Apago la luz

para que se cuele el mundo,

inunde mi morada

hecha de rectitud renqueante,

y sueñe sin compasiones,

sin dádivas,

un ensueño de honestidad sin límite.

Fantaseo sin ambages con mi existencia,

de igual a igual miro a la ilusión,

comparto la discapacidad amiga

                     en el camino de la razón

brindada por la inestimable utopía,

sin pedirme nada a cambio,

sin contrapartidas,

solo rodeado por una sensación a vida.

 

 

Durante cerca de dos meses voy a escribir dos relatos cortos para sendos concursos. Tomo pues otro descanso del blog, a finales de octubre volveré a publicar. Mientras tanto, os dejo con un poema inspirado en un paseo al lado de la mar, donde he comprobado que los discapacitados soñamos de la misma forma que el resto de los mortales.

 

.

APRE(HE)NDER A DESTIEMPO

000 th

He presentido oscilar tu esencia,

zozobrar la certeza de tus sentimientos,

avistar a tu ser vertiendo ausencia,

mientras yo buscaba donde percibirte,

donde sentir ese ronronear de agua nómada,

donde aprehender tu mirada aturdida,

tu nube de emoción errada,

tu silencio de fatiga,

a ti.

 

He libado en la turbación de tu coraje,

en las heridas ponzoñosas de tu pesadumbre,

en el sumiso rozar de tu fiel desesperanza,

mientras yo escudriñaba donde respirarte,

donde atinar con tu abyecta alma corpórea,

donde aprender tu mutismo insomne,

tu beso de rezo apagado,

tu fluctuar ermitaño,

a ti.

.

AGUA DE LAGARTIJAS

75 thPOWDH3RNLa familia del señor siempre le tuvo cierta inquina. Nunca perdonaron su actitud díscola para con sus padres. El punto álgido de la gresca ocurrió cuando se negó a casarse con la mujer que le habían designado. Nadie se había atrevido a desplante tal a la familia Girón de Meneses, una de las dos grandes familias de Villapalofrío desde tiempos inmemorables. Vio como lo apartaron de su lado, desterrándolo a la soledad más mezquina e insultándole con el insidioso trabajo de capataz. Sin embargo, su ánimo no se dejó doblegar por menudencias de calibre tan mundano...

Seguid leyendo este relato en Diario de Incontinencia, os va a encantar. Es una pequeña historia de amor, pero no a las personas sino a la tierra.

 

.

 

CON SU BLANCA PALIDEZ

cojear

 

Entre el sueño y el despertar, existe un momento en la línea fina del amanecer en que penetra el reloj y nos hace sucumbir ante el nuevo día. Hay toda clase de sofisticaciones que nos permiten llevar mejor o peor ese momento doliente, esa súplica silenciosa de unos minutos más por caridad. Hace tiempo, en mi juventud, circuló por mi cuarto un reloj-radio a quien le agradaba despertarme con música de Radio 3, dejando olvidados los relojes chillones.

Aquella mañana sonó mí, de aquella, canción, la balada hippy que nos despertó, a toda una generación, del dictador. Eran los Procol Harum que hacían sonar Con Su Blanca Palidez mientras mi cabeza buscaba entre mis neuronas las más audaces para levantarse. La verdad, no hizo falta rebuscar mucho, un salto raudo casi me llevó a la ducha y de allí a la calle. Mi paseo por el muelle local se llenó de tarareos desafinados que salían de mi voz. Los barcos pesqueros, a ritmo de estanque de cisnes, entraban en los pantalanes a dejar su pesca de sueños nocturnos. Mi sonrisa se cruzaba con otros viandantes que apenas devolvían bostezos de trabajo matutino. En aquel momento, casi sin darme cuenta, sobrepasé a una rubia con cadencia hacia un lado que me retornó la sonrisa. Su piel era de balada pálida, blanca como las gaviotas que hacían resonar sus voces chirriantes entre nosotros. No conocí  mujer más cautivadora que ella, rítmica cojera de alma libre, sin complejos, sin resquemores, solo llena de un gesto franco de jovialidad. Fue un instante, unos segundos que dejaron dormidos mis sentidos, solo había prontas miradas para ella. La esperé al final del dique, con ánimo de hablar, pero nunca llegó. Ni aquel día, ni ayer, ni hoy, y estoy seguro que mañana o pasado, nunca volveré a ver su blanca palidez, su sonrisa eterna, su pierna llevando el ritmo de una canción de libertad,… y eso que ahora también podría cojear con ella.

 

 

.

 

EL POBRE MOHICANO

00 250px-Franz_Marc_004

 

La hora tangible de azules desvaríos

despierta afligida con su yugo de exterminio,

mientras águilas torvas lanzan flechas de ponzoña

y exhalan alaridos hacia los infiernos vivos.

Orfanatos de hambruna tiran mendrugos

a enanos que arañan letras desoladas,

entretanto lisiados salen de factorías

clamando  justicia a sordos mapas mudos.

Ellos, los mercados, robustecen impávidos

en el azufre hediendo que emana en sangre,

sin conciencia, sin piedad, sin vergüenza…

Doliente vida la del pobre mohicano.

 

Este es un pequeño reconocimiento al expresionismo, del que he cogido su forma de decir y he dejado a un lado algunas de sus estructuras formales. Con él empiezo una serie de poemas ajustados a distintas tendencias, pero con la licencia de actualizar su forma externa. Gracias a ellas la poesía es lo que ahora admiramos y leemos. Éste es un viaje deseado que hace tiempo soñé y hoy realizo.

.